¿Energías tóxicas?. Aprende a navegar con ellas.

Los puntos de partida son momentos de cambio, no hace falta que nadie te lo diga, pero lo que sí que conviene recordar, es que cada momento puede ser el perfecto para cambiar.

¿Te has planteado alguna vez porque tu vida es así y no de otra manera?.
Haz un ejercicio muy simple. Coge un pedazo de papel y coloca en la parte más alta, por ejemplo, lo que estás haciendo en estos momentos.

Escribe: “Estoy leyendo un artículo de crecimiento personal”.
Ahora encadena este hecho con otro anterior, por ejemplo: “leo el artículo porque me gusta este tipo de textos”.

Y encadena con uno más: “me gusta este tipo de textos porque me ayudan”.
Y otro más: “me ayudan porque me doy cuenta de que necesito comprender un poco más mi vida”.

Si todo va como debe ir, verás como tus líneas cada vez son más profundas y seguramente tocarán puntos concretos de tu experiencia.

Esto es un ejercicio buenísimo para poder SINCRONIZAR un puñado de hechos aparentemente inconexos y convertir tu vida en algo SAGRADO.

Puedes hacer esta prueba desde varios puntos de vista; uno para el trabajo ,tus relaciones, tus percepciones, etc.

Al principio te será fácil poder separarlos, pero al poco empezarás a ver líneas comunes en cualquier ámbito.

Cualquiera de esos momentos que puedas escoger, seguramente tendrán detrás algún momento de dolor, provocados sobretodo por la incomprensión o por la percepción de que fue algo injusto o desmesurado.

Es justo estos sentimientos los que ponen en marcha un mecanismo mental que atraen todo tipo de pensamientos autodestructivos y críticos sobre uno mismo y también proyectados a los demás.

Estos pensamientos se irán convirtiendo en sentimientos y acciones de forma que si te vas a tomar un café con una amiga en estas fases emocionales y, todavía no comprendes qué está ocurriendo, tu energía “temporalmente tóxica” estará interactuando con ella.

Es importante, entonces, poder aprender a gestionar estas energías para que no sean ellas quien te controlen.

Si actúas en la resonancia de las energías tóxicas y te dejas llevar por ellas, sin duda comenzarás a vivir un caos y la vida tendrá que parar tus inercias.

En estos momentos de parón, verás como algunos de tus proyectos o vivencias se vienen abajo sin que puedas hacer nada por sostenerlo.

Es un proceso natural de destrucción que SIEMPRE precede a una nueva creación.

Desde www.sanatumente.com os recomendamos que tengáis un cuaderno encima todos los días y que comencéis a detectar esos momentos de caos emocional, donde las dudas afloran y, simplemente, apuntarlo en un papel.

Daos la oportunidad de no comentarlo con nadie, haced este trabajo con el único objetivo de poder observaros, poder aprender cómo funcionáis y, cuando ya tengamos claro cuál es nuestro mecanismo de acción-reacción, plantearnos cambiar ciertos hábitos.

Una pista: Si hacéis este diario durante unos meses y decidís no juzgar nada de lo que aparezca en él, el cambio llegará por sí mismo sin que apenas os déis cuenta.