Probablemente no os diré nada nuevo, pero a pesar de eso me encantaría compartir con vosotros todo que sé sobre el Amor y su beneficio para nuestro cuerpo.

Puedo comparar el estado de Amor, con un viaje maravilloso  y perfecto a un paraíso. Por suerte, cada ser humano, al menos una vez en su vida viaja al paraíso. Vive el gozo de placer continuo flotando en una especie de realidad maravillosa y placentera. Algunos viajan varias veces y sólo unos pocos se quedan ahí para siempre, consiguiendo que el día a día con la pareja amada se convierta en su propio paraíso, transcendiendo los efectos analgésicos de inicio y consiguiendo una fantástica vida en el paraíso.

Todo en la vida tiene un principio y fin, pero todo vale la pena. ¿Por qué últimamente tan pocas  personas quieren enamorarse? Muy sencillo. Por qué no quieren experimentar el estado post vacacional después del paraíso, que conlleva un estado de sufrimiento, el estado de despertar. Cuando aterrizas después de un vuelo perfecto en todos los sentidos.

Pero a pesar de que todo puede acabar, os cuento que nos aporta este estado de amor.

Los científicos siguen estudiando nuestro cerebro cuando está enamorado, porque es una cosa compleja; a la hora de amar se transforma todo el cuerpo en una maquina absolutamente indestructible. Entran en acción las hormonas de felicidad; las hormonas junto con el cerebro y junto con todas movidas químicas, que toman el control del cuerpo en el estado del enamoramiento. Todo ello puede sanarnos de cualquier enfermedade. No bromeo. Hasta el sufrimiento, que siempre está presente en el mundo desaparece o bien, toma otro color.

Amar reduce la ansiedad, estrés, dolor,  depresión, nos nutre de vitalidad, buen humor, una actitud inmejorable, que a su vez hace bien para el mundo entero que nos rodea.

Pensamos en nuestro amad@, en sus besos y abrazos. Flotamos, hacemos tonterías, somos dichosos en todos los sentidos, hasta nuestro jefe nos parece majo y todo  ;).

La mujer se transforma de una forma espectacular, se nota en todo, en su rostro, en sus andares, en su sonrisa, en su cabello, en su cutis y cuerpo. Come poco y duerme poco y a pesar de ello es muy bella en todo.

Cuando practicamos el sexo con la persona amada nuestra sangre recibe una dosis enorme de las hormonas de la felicidad, el doping, que su efecto es igual o más fuerte que cualquier droga conocida. ¡Mirad! ¡Sólo con este hecho de estar drogado con amor VALE LA PENA AMAR! Lo bueno es que la sustancia de amor es saludable, cuando sabemos que las drogas matan.

Sabemos que no hay nada permanente en la vida. Sabemos que vivimos en el presente. Sabemos que el amor lo sana todo. Sabemos que mañana puede que no exista. Sabemos que el tiempo es algo que no espera. No hay tiempo que perder. Vivir al momento, gozar al momento, mañana no se sabe lo que hay, el pasado está sanado y no queda nadie ahí.

No temas AMAR. Cuando toque regresar, que puede que no sea tu caso, pues regresas, esperas que llegue de nuevo una persona y otra vez al paraíso. ¿Por qué no? Venimos a experimentar, disfrutar, ser felices, sentir maravillas y volar, siempre volar.

El ser humano es fuerte y sabio. Podemos superar el regreso del paraíso con la sabiduría, comprensión y agradecimiento a esta persona que nos hizo volar, a pesar que se acabó el viaje. Hemos volado, hemos amado a esta persona, hemos sentido maravillas y hemos disfrutado de la vida a tope. Si comprendemos este hecho, os aseguro que vais a abrir vuestro corazón para perder el control de uno mismo, perder el equilibrio y la estabilidad.  ¡Por qué sólo por estos momentos vale la pena vivir!  ¡PERDER EL EQUILIBRIO POR AMOR ES PARTE DE UNA VIDA EQUILIBRADA!

Sabéis que soy aficionada a Ayurveda y he escuchado mucho a Deepak Chopra. Hay una descripción hecha por él sobre cinco peldaños o estados de verdadero amor. Me gustaría compartir con vosotros sus palabras.

Primer peldaño:

Nos atraen las personas que tienen las mismas cualidades (o parecidas) que nosotros, pero que no las tenemos muy desarrolladas y nos gustaría aprender de esta persona. Nos gusta compartir la energía con esta persona, nutrirnos y nutrir a la vez.

Segundo:

Enamoramiento. Cuando todo en la otra persona nos parece fantástico, incluso cuando dice y hace tonterías, cuando nada importa, sólo nos importa nuestra pareja y todo relacionado con ella. Los enamorados están juntos, escuchando  a su pareja con ansia, se besan sin parar, se mantienen unidos todo el tiempo, escriben poemas y dedican las  canciones, están flotando en amor.

Tercer estado:

Proximidad al nivel de almas, nivel más cercano que ninguno, sus almas hablan sin palabras, hay una comprensión inmejorable. Cuando no hay juicio. Nadie es superior que otro, nadie es más que nadie. Hay una completa comprensión de los sentimientos de otro.

Cuarto:

Se potencia el tercer nivel, cuando la pareja se convierte en unidad en todos los sentidos, íntimo, físico, espiritual, mental, en todo.

Quinto estado (el más difícil de todos):

Desapego. Cuando te quiero tanto, tanto, que te dejo marchar si eres feliz. Cuando sólo piensas en la felicidad del otro y no importa cuál es tu proceso. Lo amas y dejas ir. Saber soltar sin lastimar. Saber dejar ir.

La vida sigue y suma todo. Os animo enamoraros, ir de cabeza y experimentar, amar y flotar.

Y también hacer visible vuestras emociones y sentimientos, pero de eso hablaremos en los siguientes artículos.

Siempre con cariño y a través de mi experiencia.

¡¡¡Sed felices!!!