¿Cuantas veces al día decimos palabras bonitas? ¿Por qué nos cuesta decir a las personas cosas agradables, dulces y alargadoras? Que poco se escuchan los piropos entre personas. ¿Por qué será?

Probablemente, por que nos falta amor hacia nosotros mismos, por que la persona dice lo que siente, proyecta lo que tiene dentro. Una persona llena de alegría tendrá fuerza y ganas de compartir con los demás esta alegría y bienestar. El ser humano es algo tacaño para expresar y compartir . Cuando uno está bien, no juzga a nadie, su estado de alegría es visible y contagioso, siempre y cuando a su lado estén las personas receptivas. Porque si nos rodean personas llenas de juicio, en realidad tienen juicio hacia ellas mismas, buscando pegas en los demás.

Amar a uno mismo es más sencillo de que lo parece. Empezando por el estado de aceptación de nuestro físico, sea cual sea, es lo que tenemos y es maravilloso. Olvídate de las revistas con los modelos de escándalo, acuérdate que está pensado para tenernos presos en ciertas creencias y  vayas corriendo a operarte de las caderas, pechos , labios y todo lo demás, pensando que estás mal hecho. Todo lo que vemos está premeditado para tenernos acomplejados e infelices. Para quitar la libertad de amarnos y trasmitir el amor y la  seguridad. Para tenernos siempre con juicios y tener nuestra mente ocupada con  las cosas que no tienen tanta importancia. La única que tiene, es la que le damos nosotros mismos.

Siguiente paso es la aceptación,  el ser humano está en su derecho de equivocarse. Acéptate con tus errores, que con ellos se aprende. Estamos, como ya he dicho muchas veces, en un camino evolutivo continuamente. Cuando te das permiso de equivocarte, vas a comprender, que el resto de las personas están en el mismo derecho. Esta comprensión y aceptación te llevará al estado del perdón, que es fundamental en nuestras vidas. A través del Perdón surge la aceptación de muchas cosas que suceden continuamente. Desaparece la necesidad de sentirnos  culpables y hacer culpables a los demás. Si tenemos niños, podemos  dejar de culparos  continuamente, ya que siendo adultos, nos equivocamos a menudo y , probablemente no nos regañan tanto. Entonces no tenemos que regañar a nuestros hijos. No he dicho que se debe perdonar y hacer la vista gorda con lo que hace la criatura,  pero a través de una charla y la  comprensión se explica y aplica su propia experiencia . El lenguaje de los niños es distinto y no debemos de presionarlos  con una sensación de culpa, ya que reduce muchísimo su autoestima y les quita su energía vital. Y este ejemplo nuestro hará que ellos repitan nuestro patrón de culpar . Es decir, ellos aprenderán a culpar a los demás y no cesará jamas la sensación de la culpa en los seres humanos.   La perfección de la acción no existe. Todos vamos mejorando día tras día. Y si alguien tiene su evolución más lenta, este es su ritmo y lo vamos a respetar.

Siendo mujer  me apetece  compartir con las mujeres un  consejo, que parece muy sencillo, pero si lo hacéis bien, funciona de maravilla. He observado que muchas chicas jóvenes y no tanto , tienen graves problemas con su autoestima, no se quieren para nada, piensan que cualquier mujer es superior a ellas mismas. Todo está en nuestra mente. No existen personas feas. La belleza está en nuestro interior  la que trasmitimos continuamente. Podría contaros un montón de casos de personas supuestamente no muy agraciadas físicamente, pero solo a la primera vista, todo depende de nosotros mismos.

Chicas, aquí va el consejo. Hacéis un peinado estupendo, os maquilláis  de tal forma, que os guste a vosotras mismas, vestiros para veros guapas y ahora a buscar un buen fotógrafo. Que os haga fotos muy bonitas y reales, fotos sonriendo y felices. Una vez que habéis hecho esta inversión, es el momento de empapelar vuestra casa con vuestras fotos donde estáis estupendas. Y empezar a aceptaros, empezar a gustaros . OJO, el truco está, que cada vez que os miréis al espejo,  intentar que la imagen del espejo no tenga mucha diferencia con las  imágenes que tenéis empapelada la casa. Solo se permite un ligero abandono sin  hay  un leve constipado sin salir de casa  😉 . Todos los demás días, está prohibido abandonar la práctica de estar estupendas, arregladas, aseadas  y divinas.

Así estarás  y así te verán todos!

Chicos y chicas, hombres y mujeres, ser generosos con las palabras bonitas. Haciendo feliz a otra persona tu también te sentirás feliz.   Dejar de ser sosos y tacaños.  ¿Dónde está esa sangre caliente latina? Para que todos nos sintamos estupendos y divinos!

Ser felices gente maravillosa!